La desigualdad en las pensiones tiene rostro de mujer

Actualmente las mujeres cobran de media 790 euros de pensión, frente a los 1210 que cobran ellos. Muchas de las mujeres pensionistas son viudas y su pensión está muy por debajo del salario mínimo interprofesional.

Una gran marea de manifestantes por las pensiones ha recorrido hoy el centro de Madrid, pero han tenido que improvisar su recorrido porque una barrera policial con vallas cortaba Carrera de San Jerónimo, la calle del Congreso de los Diputados, y les impedía el paso. “Nos ha parado la policía. Debido a eso se ha colapsado todo el Paseo del Prado, pero mejor porque queremos hacer una llamada a la atención”, cuenta José Sáez, jubilado gallego de la zona de Vigo.

La desproporcionalidad de este despliegue policial era algo en lo que la mayoría de los jubilados y pensionistas coincidían. “Somos gente mayor y me parece exagerado. Nosotros ya sufrimos represión durante la Dictadura de Franco y seguimos luchando ahora también por los derechos de nuestras hijas y nietas”. Mientras tanto, algunos grupos gritaban a la policía que eran pensionistas, no terroristas. A José lo que más le sorprende es que los partidos políticos “no cumplan el artículo 50 de la Constitución Española”.

Entre los sectores de jubilación y pensiones más vulnerables, las mujeres. Ellas cobran de media 790 euros en su jubilación, mientras que los hombres llegan a los 1290, según datos de Epdata. La edad de retiro avanza hasta llegar a los 67 años en ocho años (el llamado factor de sostenibilidad que apoyan todos los partidos salvo Unidas Podemos), pero también aumenta el número de pensionistas. Para garantizar una vida medianamente digna las plataformas de pensionistas exigen 1.080 euros al mes de pensión mínima.

Tres pensionistas de Cantabria relatan a El Salto que un problema del que se habla poco son las mujeres de mediana edad que se quedan en el paro repentinamente. “Somos la generación del ‘baby boom’ y nos penaliza el mercado laboral si nos quedamos sin trabajo, porque nos consideran obsoletas. Si no tenemos hijos o somos viudas, no tenemos derecho a pensión. Estamos en un limbo”.

Entre las más bajas están las pensiones no contributivas. Las viudas son el sector social más vulnerable ante la precariedad en la vejez. Cobran el 52 % de la base imponible de su cónyuge, porcentaje que actualmente es del 60 % pero solo en los casos en los que se tengan más de 65 años y no se trabaje por cuenta ajena o propia. Solo puede cobrar el 70 % si son el principal sustento de su hogar o tienen hijos. “Yo cobro una pensión de 600 euros y ayudo a mis hijos con los tuppers diarios, porque tienen trabajos muy precarios o periodos de paro. Es vergonzoso que tengamos que estar en esta situación”, dice otra pensionista de Cantabria.

El caso de María de Jódar (Jaén) es especialmente llamativo. “Soy viuda, tengo 52 años y mi pensión es de 287 euros. Es una miseria. Las mujeres no podemos trabajar en las campañas de aceituna si no tenemos hombre. No es fácil para una mujer jornalera como yo encontrar trabajo en el campo”. De las marchas por las pensiones María destaca la “solidaridad de los distintos pueblos”.

Representantes de organizaciones políticas como Más País y Unidas Podemos estuvieron en la manifestación. Irene Montero recordó a Pedro Sánchez que ante una posible recesión en Europa, “se deberán blindar los derechos sociales y las pensiones son uno de los principales derechos”.

Al llegar al congreso un par de pensionistas gallegos comentaban la manifestación, en la que había unas 10.000 personas. Ella le preguntaba qué le pasaba. Contestaba él: “Me emocioné al ver llegar a gente manifestándose por las pensiones en silla de ruedas”.

Esta entrada fue publicada en Acción Social. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *